Albarracín, un ejemplo de eficacia en la gestión unitaria del patrimonio

interior-ok

 

 

 

 

Redacción Barcelona/17 de octubre 2016

La historia y el patrimonio de Albarracín (Teruel) han sido la materia prima para convertir a este pueblo en el más bonito de España, pero la ciudad cultural en la que se ha convertido no hubiera sido posible sin el trabajo de la Fundación Santa María, que cumple ahora 20 años.

Con calles estrechas y serpenteadas y el yeso rojizo de sus casas, Albarracín ofrece estampas ideales a los miles de turistas que acuden hasta esta localidad para conocer el pueblo más bonito de España.

Lo dicen las listas de portales de reservas turísticas y revistas especializadas, pero también las cifras de visitantes a lo largo del año, que demuestran que en esta localidad han conseguido eso tan ansiado en el sector de la “desestacionalización” del turismo.

Cualquier día del año hay turistas en esta localidad, a unos 35 minutos en coche de la capital de la provincia, porque además de patrimonio, recuperado con mimo, ofrece multitud de cursos y seminarios.

Así, a lo largo del año se estima que unas 5.000 personas participan en las actividades culturales que organiza la Fundación Santa María, muchas relacionadas con la restauración del patrimonio pero también hay seminarios de referencia en áreas como la fotografía o la ilustración.

De la Fundación dependen unos 30 trabajadores entre restauradores, guías turísticos y gestores, y el mantenimiento y proyección de trece espacios culturales diferentes.

Un “equipo de profesionales de primera línea” es una de las claves para entender por qué la Fundación se ha convertido en una fórmula de éxito, según explica el gerente, Antonio Jiménez.

“Este proyecto era novedoso cuando empezó y con el paso del tiempo se ha convertido en un ejemplo”, destaca Jiménez.

Reconocimientos desde todos los ámbitos, incluidos el Hispania Nostra o la Medalla al Mérito Turístico, avalan este buen hacer que Jiménez resume como “valorizar el patrimonio pero pensando también en qué hacer luego con él, para qué destinarlo y encargarse de ello”.

Ayuda además, añade, “tener un patronato implicado” como el de la Fundación, en el que están representados el Gobierno de Aragón, Ibercaja, el Obispado de Teruel y el Ayuntamiento de Albarracín, entre otros, “compartiendo apoyos públicos y privados” y de este modo “yendo todos a una”.

La aportación del patronato es fundamental, aunque unos 200.000 euros del presupuesto anual de la Fundación, que ronda el millón de euros, salen de la autofinanciación, a partir de los cursos, la gestión de espacios y los trabajos de restauración que realizan para otras localidades.

Ahí, en la restauración, está el origen de la Fundación, puesto que todo empezó con una escuela taller, con la que se dieron cuenta de que había una necesidad real de pensar en qué hacer con el patrimonio restaurado.

Y la solución fue asumir el proceso completo, desde el proyecto de restauración, hasta la ejecución y la gestión posterior.

Actualmente gestionan buena parte del patrimonio más importante de la ciudad, como el Palacio, que funciona como sede de la Fundación y lugar para acoger seminarios y cursos, tres residencias creativas para artistas, una Iglesia auditorio, el centro de restauración y cinco espacios expositivos.

Además, ahora acaban de estrenar la renovada catedral, en la que se han invertido seis años de trabajo y más de dos millones de euros, un nuevo espacio que gestionar al que han devuelto su esplendor pasado, al tiempo que lo han preparado para el siglo XXI.

Se trata, destaca, de “la eficacia de la gestión unitaria del patrimonio”, recuperándolo y “asegurando el mantenimiento posterior”.

Y si todo eso encima “crea una imagen extraordinaria de la ciudad, como ciudad cultural, pues es lo que todo el mundo quiere”.

Premiados por su iluminación

Luces de tonos cálidos que simulan el atardecer fueron la opción elegida para resaltar la belleza de Albarracín en el proyecto de iluminación del castillo y otros monumentos de la ciudad premiado con un accésit en los premios Fernando García Mercadal.

Con una inversión de 335.071 euros, se han utilizado luminarias de tecnología Led, más eficientes y menos contaminantes. “La repercusión de este macroproyecto se nota ya, porque hay gente que visita Albarracín expresamente para ver la iluminación nocturna. Se ha conseguido un alumbrado mucho más homogéneo en las calles, que es difícil en una ciudad como Albarracín, y se han ido integrando todos los monumentos dentro de ese conjunto”, comenta el alcalde de Albarracín, Francisco Martí (PAR).

 

 

Comments


*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>