“Algunos nos reconocen como el “milagro” de Albarracín”

 okokok-interiorRedacción Barcelona/20 de octubre 2016

Antonio Jiménez es el Director de la Fundación Santa María de Albarracín, y uno de los grandes artífices del cambio experimentado en los últimos años por esta localidad. “Por esta fundación ha manifestado interés media España, desde distintas universidades, administraciones o asociaciones responsables del desarrollo rural, o del patrimonio cultural, y de restauración”, señala Jiménez, quién asevera: “Hoy, en Albarracín, se vive del patrimonio preferentemente, y de forma más directa que indirecta, de manera que su adecuada restauración, es indispensable (…) Si no se cuida la vaca, ésta deja de dar leche” . Con esta contundencia, entramos de lleno en lo que significa para este enclave de Teruel el “milagro” de la restauración.

Cualquier día del año hay turistas en Albarracín, a unos 35 minutos en coche de la capital de la provincia, Teruel, porque además de patrimonio, recuperado con mimo, ofrece multitud de cursos y seminarios.

 La Fundación Santa María de Albarracín cumple 20 años ¿qué ha cambiado en el paisaje cultural de Albarracín desde que dieron sus primeros pasos?

Hoy podemos decir que Albarracín es una importante ciudad cultural, primero porque en ella se organizan numerosos y diferentes eventos culturales (cursos, congresos, reuniones, exposiciones o conciertos) y, en segundo lugar, porque es un patrimonio cultural de gran valor, por el adecuado proceso de restauración que ha ido mejorando su especial patrimonio  gradualmente. Hoy es una de las ciudades históricas mejor conservadas de España, y una de las de mayor proyección cultural, por la frenética activación cultural que desarrolla, gracias todo ello a la labor de la Fundación Santa María de Albarracín.

Su fundación es referente en la gestión integral del patrimonio. ¿En qué consiste este concepto? ¿por qué se habla de un proyecto innovador? ¿Han contactado con la Fundación desde otros municipios para conocer mejor su proyecto?

La gestión integral del patrimonio supone la atención del patrimonio desde la “cochambre o el olvido” en muchos casos, hasta sus mantenimientos últimos, pasando por la restauración, equipamiento si ha lugar, presentación final, proyección del mismo, garantizando en la mayoría de las ocasiones, el después. Es como cerrar un ciclo que no acaba con la inauguración sino que garantiza el futuro de las intervenciones, y eso gradualmente y sumando intervenciones hasta dotar a la Fundación con 13 formidables espacios culturales.

Hoy es una de las ciudades históricas mejor conservadas de España, y una de las de mayor proyección cultural, por la frenética activación cultural que desarrolla, gracias todo ello a la labor de la Fundación Santa María de Albarracín.

Quiero pensar que se habla de un proyecto innovador por esa atención cíclica, colaboracionista entre distintas administraciones, o empresas (sumando esfuerzos por un mismo objetivo), y asumiendo responsabilidades compartidas, siempre utilizando la cultura como elemento preferente. Somos una herramienta de gestión completa, con distintos organismos colaboradores, garantizando el futuro del patrimonio cultural preferente.

Por esta fundación ha manifestado interés media España, desde distintas universidades, administraciones o asociaciones responsables del desarrollo rural, o del patrimonio cultural, y de restauración. Asturias, León, Valladolid, Burgos, Andalucía, Madrid, Aragón, etc, son territorios, por ejemplo, en los que se ha presentado lo que algunos llaman el “milagro de Albarracín”. Este mismo año, a modo de ejemplo, los pueblos ejemplares de Asturias nos llamaron para presentar el proyecto fundacional de Albarracín, al igual que el municipio madrileño de Buitrago estos mismos días nos visitó con este mismo fin, también la Universidad de Zaragoza, inauguró el master de gestión de patrimonio que organiza, con el caso de la fundación de Albarracín.

Asturias, León, Valladolid, Burgos, Andalucía, Madrid, Aragón, etc, son territorios, por ejemplo, en los que se ha presentado lo que algunos llaman el “milagro de Albarracín”.

¿Qué significa para un pueblo como Albarracín la recuperación de su patrimonio?

En síntesis, es alimentar su recurso por excelencia. Hoy, en Albarracín, se vive del patrimonio preferentemente, y de forma más directa que indirecta, de manera que su adecuada restauración, es indispensable. Es casi la única manera de garantizar su supervivencia. De hecho sólo hay que ver cómo han crecido sus servicios hosteleros en estos últimos años. “Si no se cuida la vaca, ésta deja de dar leche” .

interior-2-ok

 ¿Cree que, en la actualidad, se tiene en cuenta el papel que desarrollan los gestores patrimoniales en sus respectivos municipios?

Rotundamente No. Creo que ni existen, y cuando lo hay se identifican con papeles muy secundarios, en general. También es cierto que es este un oficio muy novedoso, que con anterioridad se restringía a ámbitos museológicos y poco más. En el master de gestión del Patrimonio de la Universidad de Zaragoza, les decía a los asistentes que tendrían que posicionar el oficio, como han hecho los arqueólogos o están haciendo los restauradores, estos últimos en menor medida.

La población es muy consciente del papel de la Fundación en el municipio y en la zona. Siempre hemos estado muy apoyados por los habitantes del municipio y eso que, por el carácter rural, no es tan fácil.

¿Han sido importantes los propios habitantes de Albarracín en el éxito de este modelo?

Decisivos, al igual que el apoyo institucional. Hemos de pensar que las escuelas taller se alimentaron de los jóvenes del Albarracín y su zona y quiero pensar que eso fue empezar con buen pie. Las felicitaciones y los buenos comentarios del lugar lo certifican: la población es muy consciente del papel de la Fundación en el municipio y en la zona. Siempre hemos estado muy apoyados por los habitantes del municipio y eso que, por el carácter rural, no es tan fácil.

La restauración de la Catedral culmina el trabajo de estas dos décadas, pero no ha sido el único. ¿Cuál ha sido el trabajo más costoso de realizar y por qué?

Con el proyecto de restauración de la Fundación y precedentes son unas treinta intervenciones las que hemos abordado en general, de ellas así como seis mejoras posteriores a su primera intervención, como los museos. Con la Fundación se han restaurado los mejores monumentos de la ciudad ( tres iglesias y una ermita, el palacio episcopal, las casas de la Comunidad, Julianeta y santa María, el castillo principal y, por partes, la muralla entre otras intervenciones), si bien ha sido la catedral la obra de mayor entidad por su importancia histórica, la experiencia en este tipo de trabajos ha garantizado sobradamente su extraordinario resultado. Más difícil, aunque igualmente exitoso, fue la rehabilitación del Palacio Episcopal, por ser una de las primeras actuaciones, en un momento de menos experiencia profesional. Todo lo compensaba la ilusión con la que lo hicimos, y el gran asesoramiento de profesionales, que nos llevaron a los primeros reconocimientos.

 Las empresas privadas y otras administraciones han sido siempre complementarias, aunque la suma de esfuerzos ha sido hasta la fecha, prioritaria.

¿Podemos hablar en este caso de una respuesta positiva tanto por parte de la administración pública como por parte de empresas de ámbito privado?

Si claro, es el apoyo compartido en el objetivo de mejorar y proyectar Albarracín, Evidentemente, con la merma de esta larga crisis, y siempre con un apoyo decisivo del Gobierno de Aragón. Nuestros Presidentes se han implicado en el proyecto desde el principio, y este apoyo económico ha sido clave en el desarrollo del mismo. Las empresas privadas y otras administraciones han sido siempre complementarias, aunque la suma de esfuerzos ha sido hasta la fecha, prioritaria.

 

Comments


*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>