Ciudades y “Big Data”, pareja de hecho

interior-ok

 

 

 

 

Redacción Barcelona/ 7 de diciembre 2016

Algunas ciudades ya están adaptando sus infraestructuras al Big data. Y es que la información de los ciudadanos podría aumentar la eficiencia de la seguridad urbana, la recogida de basura o la movilidad urbana.

Las ‘smart cities’ almacenarán la información de sus habitantes o turistas para mejorar sus servicios. Un ejemplo, con sensores en los contenedores se podrían optimizar las rutas dependiendo del volumen de basura de los mismos. O gracias a la geolocalización se podrían prevenir atascos, ya sea desviando el transporte público o controlando los semáforos.

Barcelona utilizará los datos que ofrece el ‘Big Data’ para controlar los efectos negativos del turismo en la ciudad y el precio de los alquileres, además de ofrecer a los ciudadanos la capacidad de decidir las políticas más convenientes para regir la capital catalana

En esta línea, Barcelona utilizará los datos que ofrece el ‘Big Data’ para controlar los efectos negativos del turismo en la ciudad y el precio de los alquileres, además de ofrecer a los ciudadanos la capacidad de decidir las políticas más convenientes para regir la capital catalana, tal como narra la Comisionada de Tecnología e Innovación Digital del Ayuntamiento de Barcelona, Francesca Bria.

Ante la cincuentena de asistentes a la jornada ‘Data Driven Cities- Los datos al servicio de las ciudades’, organizada por Esade, Bria ha mostrado las líneas generales que seguirá Barcelona en los próximos tres años en materia de gestión de datos con el objetivo de desarrollar “una ciudad con infraestructuras que aprovechen el ‘Big Data’ para pilotar la innovación y la participación”.

Actuaciones como la ‘superilla’ han servido de ejemplo a Bria para destacar que “Barcelona es una de las ciudades más modernas y avanzadas en el uso de nuevas tecnologías para mejorar la vida de sus ciudadanos”, por lo que el Ayuntamiento invertirá los recursos necesarios para convertir Barcelona en la vanguardia de las ciudades inteligentes y que los ciudadanos sean los principales actores de estas innovaciones.

“Queremos usar los datos para mejorar la salud y la educación de los ciudadanos”, ha asegurado Bria, explicando que durante el 2017 el consistorio propondrá varios encuentros para que todo el mundo pueda opinar sobre el uso de los datos en la ciudad y que tengan información sobre cómo tirar hacia adelante todos los procesos modernizadores.

Bria ha pedido al sector privado, al sector público y al tercer sector que se comprometan para que el “uso de datos sean realmente efectivos y tengan sentido”, añadiendo que el Ayuntamiento también pondrá de su parte con la creación de una oficina ciudadana de derechos digitales para educar y dar la información necesaria en soberanía tecnológica a todos los barceloneses.

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, también ha intervenido en la jornada, aunque lo ha hecho a través de un vídeo por la celebración del pleno de noviembre, dónde ha explicado que la capital catalana cuenta con un 90% más de datos que hace tres años, “lo que hace fundamental gestionarlos para que tengan un buen uso”.

Pisarello ha invitado a todos los ciudadanos a ser partícipes “del pacto que se debe construir entre el consistorio y la sociedad civil para decidir cómo debe ser la Barcelona del futuro”, haciendo más democrática la gobernabilidad y favoreciendo la privacidad de todo el mundo.

Directores ejecutivos de empresas internacionales y miembros de Esade han reclamado a las grandes ciudades que utilicen los datos para mejorar la vida de los ciudadanos y acabar así, por ejemplo, con los accidentes de tráfico entre ciclistas y peatones o con los grandes atascos en las horas punta.

El director ejecutivo de Nesta, Geoff Mulgan, ha centrado su intervención en mostrar cómo el Reino Unido ha sido capaz de aplicar en varios ámbitos el ‘Big Data’, y ha destacado aplicaciones creadas en colaboración con Google para prevenir enfermedades y actuar en caso de paradas cardíacas.

El coordinador del Esade Center for Innovation in Cities, Esteve Almirall, ha explicado que la ciudad norteamericana de San Francisco ha puesto en marcha un programa para reducir los accidentes de ciclistas, ya que éstos se producían siempre en los mismos cruces y con los datos se ha podido reducir “considerablemente”.

La jornada se ha completado con una mesa redonda dónde expertos en ciudades inteligentes y gestión de datos han mostrado cómo Barcelona puede ser un referente en ‘Big Data’ por la inversión extranjera que obtiene cada año y por su liderazgo en materia turística a nivel mundial.

 

 

 

Comments


*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>