“Club de los pueblos más bonitos del España”: promoción en entornos rurales

puentejpg

Irene Santos| Barcelona

12 de febrero 2015

Todo el mundo piensa que su pueblo es el mejor del mundo, pero sólo algunos pertenecen al “Club de los pueblos más bonitos del mundo”. Son 35 y hace solo unas semanas se han incorporado 11.

Y ¿cómo se consigue entrar en este club? Según Óscar Soria, presidente de la Asociación de los Pueblos más bonitos de España, lo más importante es “el interés del municipio” por formar parte de esta asociación, lo que se plasma en una petición tras un acuerdo del pleno. Para empezar la valoración, tiene que cumplir dos condiciones, que tengan menos de 15.000 habitantes y algún elemento catalogado como Bien de Interés Cultural, natural, conjunto artístico o similar. Si se superan estos requisitos, un responsable de calidad de la asociación se desplaza al municipio para hacer un reportaje y un informe. La comisión de calidad es la que decide si finalmente el pueblo entra a formar parte de esta asociación. El proceso suele durar entre seis meses y un año y sólo lo supera el 30 % de las localidades que lo solicitan.

Hay dos tipos de municipios, los que ya tienen una trayectoria consolidada en el turismo como Peñíscola, Ansó, Santillana del Mar o Almagro, para los que este distintivo es un sello más de calidad. Para otros, los más pequeños, “supone mucho más”, un incremento de sus visitas de entre el 30 y el 40 %.

Los beneficios de formar parte de esta asociación son muchos. Según Soria, hay dos tipos de municipios, los que ya tienen una trayectoria consolidada en el turismo como Peñíscola, Ansó, Santillana del Mar o Almagro, para los que este distintivo es un sello más de calidad. Para otros, los más pequeños, “supone mucho más”, un incremento de sus visitas de entre el 30 y el 40 %.

Los nuevos pueblos más bonitos de España

  • Aínsa (Huesca)

Está estratégicamente ubicado en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y el Parque Natural Posets-Maladeta. Cuenta con una historia de siglos debido, precisamente, a su localización como cruce de caminos. Sus monumentos y calles de piedra han merecido varios reconocimientos a lo largo de siglos. Ahora, el turismo es una de sus principales fuentes de ingresos.

  • Alquézar (Huesca)

Es uno de los pueblos del Somontano oscense, encaramado también en la montaña, en una de las sierras paralelas al Pirineo. El cañón en torno al río Vero es uno de sus atractivos, especialmente para los amantes de los deportes de aventura, como el barranquismo, por sus acantilados y sus cuevas de arte rupestre. Tiene una majestuosa Colegiata, declarada Monumento Nacional desde 1931. También es un reclamo para los viajeros “pajareros”, por la cantidad de especies de aves.

  • Almagro (Ciudad Real)

Su Corral de comedias, perfectamente conservado, es uno de los lugares más conocidos de la provincia manchega de Ciudad Real. Según la web de Turismo de Castilla-La Mancha, este municipio que ahora se incorpora a la red de los pueblos más bonitos de España tiene otros lugares que no hay que perderse, como su plaza mayor, sus edificios religiosos de diferentes estilos o los de obra civil, propios de una villa castellana.

  • Anento (Zaragoza)

Sólo 105 habitantes tienen el privilegio de vivir en el colorido Anento, un municipio ubicado en un valle con rincones y caminos floridos durante casi todo el año. Restos de un castillo, un torreón celtíbero o su huerta bañada por las aguas cristalinas componen un paisaje bucólico. Es, según los pueblos más bonitos de España, un lugar cuidado y limpio, con casas homogéneas. Y también tiene joyas arquitectónicas como su iglesia parroquial del siglo XII, con pinturas murales, y su retablo mayor del siglo XV, de estilo gótico.

  • Ansó (Huesca)

En este rincón de la provincia de Huesca el senderismo, el barranquismo y el esquí de travesía son las principales actividades de este municipio que ha conservado su arquitectura de piedra casi intacta y que se ubica en un auténtico paraíso natural.

  • Bárcena Mayor (Cantabria)

Es la única población incluida en el Parque Natural Saja-Besaya que destacan desde Los pueblos más bonitos de España. Conjunto Histórico Artístico desde 1979, el viajero no puede pasar por allí sin detenerse en la Iglesia de Santa María del siglo XVII, las antiguas Casas Rectorales, las Casonas Montañesas de factura popular o las hileras de casas de dos plantas, con soportal, solana y cerramientos de madera, que constituyen la “esencia más representada del modelo de poblamiento montañés”.

  • Candelario (Salamanca)

Según la web de esta villa, el municipio se ha desarrollado sobre una ladera de la sierra Candelario, origen de un intrincado sistema de calles y callejuelas. El agua es uno de los habitantes que más se hace notar, pues baja cristalina desde la sierra por los canalillos del trazado. Esta peculiaridad le permitió contar con la declaración Conjunto Histórico-Artístico ya en los años 70.

  • Guadalest (Alicante)

Lejos de las bulliciosas playas de Alicante se encuentra el Castell de Guadalest, en lo alto de un peñasco de casi 600 metros, con casas encajadas en la roca. Es conjunto histórico-artístico desde 1974. El barrio del castillo, colgado en lo alto de la peña y protegido por la antigua muralla, conserva todo su sabor medieval. Para acceder a él hay que atravesar un túnel excavado en la misma roca que sirve de entrada a la población. Entre las recomendaciones para el viajero desde el club los pueblos más bonitos de España, lo fundamental es un recorrido por la calle principal del pueblo para observar sus casas blancas y llegar hasta la plaza, donde está el Ayuntamiento.

  • Frigiliana (Málaga)

Uno de los pueblos blancos de Málaga es Conjunto Histórico Artístico desde el año 2014. Cal, calles sinuosas y escaleras se suceden en el Barribarto (casco histórico) como herencia árabe. Muy cerca, el Parque Natural de las Sierras de Almijara, Tejeda y Alhama y el pueblo marinero de Nerja. Los visitantes se encuentran en esta villa con todo tipo de servicios y restaurantes para probar los platos típicos como el choto frito en salsa de almendras o los variados potajes de verduras frescas o del bacalao, muy propio de la Semana Santa.

  • Tejeda (Gran Canaria)

Con una superficie de 103,3 kilómetros cuadrados, cuenta en su patrimonio natural con una de las imágenes más reconocidas de las islas Canarias, el Roque Nublo, un monolítico basáltico con millones de años. El municipio se encuentra en medio de una caldera volcánica de las más grandes del archipiélago que Miguel de Unamuno calificó como Tempestad Petrificada. Desde la organización de los pueblos más bonitos de España destaca también el respeto de sus habitantes por su patrimonio que ha permitido mantener la imagen de pueblo.

  • Vilafamés (Castellón)

A 25 kilómetros de Castellón capital, Vilafamés se levanta sobre un cerro coronado con un castillo e invita al viajero a pasear por sus zigzagueantes calles, fiel reflejo de la arquitectura árabe. Entre los elementos que más llama la atención se encuentra una importante mole de piedra por la calle principal, denominada “Roca Grossa”. El conjunto histórico de Vilafamés tiene, entre otros reconocimientos, el de Bien de Interés Cultural.

Comments


*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>