El agua será el motor para que las pequeñas ciudades se conviertan en inteligentes

interior

Irene Santos | Barcelona

15 de mayo 2014

Gestionar de manera inteligente los recursos hídricos, tanto en la gestión de las aguas freáticas y subterráneas como en el consumo racionalizado en servicios públicos (riego y fuentes), es una cuestión primordial para muchos consistorios. Dada la necesidad de avanzar en esta gestión inteligente, David Bachiller Director Técnico Acciona Agua (Extremadura), nos da algunas claves, sustentadas en la importancia de un abastecimiento óptimo a los millones de personas que viven en las ciudades y a las industrias que las rodean. Bachiller nos habla de las las tecnologías de la información y comunicación (TIC), que van a jugar un papel decisivo en la gestión inteligente del agua, lo que constituirá una política que será clave en las próximas décadas.

 ¿Qué papel juega el agua en la construcción de una ciudad inteligente?

 De entre los servicios urbanos, el de distribución de agua potable a domicilio es, evidentemente, uno de los más básicos. La optimización de este servicio es fundamental de cara a asegurar su eficiencia económica, de forma que pueda suministrarse a los abonados con la menor tarifa posible. Para cumplir esta premisa, el desarrollo tecnológico del sector en los últimos años ha sido espectacular, lo que hace que cuando una ciudad se plantea convertirse en una “Smart City” uno de los primeros servicios a tecnificar en los que piensa, es el de abastecimiento, pues la oferta de sistemas de ahorro y eficiencia es muy amplia. Me atrevería a decir que el sector del agua va a ser el motor que empuje a muchas pequeñas ciudades a convertirse en “inteligentes”.

[pullquote]cuando una ciudad se plantea convertirse en una “Smart City” uno de los primeros servicios a tecnificar en los que piensa, es el de abastecimiento, pues la oferta de sistemas de ahorro y eficiencia es muy amplia.[/pullquote]

 ¿Cree que es necesario impulsar un cambio cultural en la percepción del valor del agua?

 Absolutamente, en España al menos. Desde que el agua bruta se capta en alguna fuente natural hasta que es depurada y vertida a cauce en condiciones sostenibles, cada 1000 L le cuestan al consumidor en España unos 1,57 €, según los últimos estudios. El proceso por el que ha tenido que pasar a lo largo del camino es en, muchos casos, muchísimo más costoso. De esta forma, en muchos Municipios la recaudación tarifaria no cubre los costes, lo que debería ser un principio de sostenibilidad fundamental, que los ciudadanos deberíamos exigir. Por el contrario, es muy importante el sector poblacional que considera que el servicio es caro.

 El agua, que en muchas ciudades ya es un bien limitado y escaso, obliga a considerar soluciones alternativas. ¿Nos puede poner algún ejemplo de las últimos proyectos / innovación en este sentido?

[pullquote]se han desarrollado numerosas innovaciones que ayudan a optimizar la utilización de esos recursos[/pullquote]

 La reducción de las fugas y pérdidas de agua en el sistema de abastecimiento es un objetivo al que se dedica una gran parte de los recursos del Servicio. En esta línea, se han desarrollado numerosas innovaciones que ayudan a optimizar la utilización de esos recursos. Se ha avanzado en las técnicas de sectorización de la red de tuberías, en nuevos sistemas para la optimización de la presión de servicio, en tecnologías de detección de averías. Lo que es necesario es que el uso de todas estas tecnologías se generalice en nuestros Municipios. La concienciación ciudadana en cuanto a la necesidad de no malgastar agua en aras de un comportamiento sostenible está alcanzando un punto máximo, por lo que el ahorro de agua va a depender cada vez más de la utilización de las tecnologías disponibles para evitar su desperdicio.

 ¿Qué papel juegan las tecnologías de la información y comunicación (TIC)  en este campo?

[pullquote]

No se entiende el concepto de ciudad inteligente sin un correcto desarrollo de las TICs

[/pullquote]

Van indisolublemente unidos. No se entiende el concepto de ciudad inteligente sin un correcto desarrollo de las TICs. Por un lado, la eficacia de la utilización de los datos de seguimiento y de la aplicación de las medidas oportunas depende del buen funcionamiento de los sistemas de comunicación que se establezcan. La conectividad entre sistemas es fundamental para asegurar la optimización de funcionamiento de los diferentes servicios. Pero, además, es imprescindible que los usuarios, los ciudadanos, conozcan y utilicen esas tecnologías; se desarrollan nuevas tecnologías para que sean utilizadas por los ciudadanos a través de las TICs. Por ejemplo, un abonado al Servicio de agua podría tener un acceso privado a una plataforma web en la que se le facilitarían diferentes datos del servicio, aquellos que tengan que ver más directamente con su suministro, como su consumo del último mes o la media anual, la presión media a la que se le suministra agua, datos de calidad del agua, etc. Los datos que se recojan tienen que ayudar a mejorar el funcionamiento de la ciudad, pero también tienen que servir para informar al ciudadano de ese funcionamiento.

 Barcelona  está llevando a cabo diversas acciones para conseguir edificios y espacios públicos autosuficientes energéticamente.  ¿es este un buen ejemplo a seguir?

 La reducción del consumo energético es fundamental. Este año se están desarrollando en nuestro país varios foros que estudian la interrelación agua-energía, que es enorme. El consumo energético en los procesos que conforman el ciclo integral del agua es uno de los principales componentes económicos del total, por no hablar de la importancia de ahorrar energía desde el punto de vista de la sostenibilidad. También en este campo se están llevando a cabo proyectos pioneros, con instalación de tecnologías de energía renovable para autoabastecimiento de plantas depuradoras y estaciones de potabilización.

 Hablemos de pequeñas ciudades inteligentes, ¿qué diferencias percibe con respecto a las grandes urbes a la hora de gestionar de forma eficiente y moderna sus infraestructuras?  ¿Nos puede poner algún ejemplo de ciudad “pequeña” que haya desarrollado un modelo de éxito?

[pullquote]Es importante trasladar estas experiencias y compartir resultados con otras pequeñas ciudades para ir cambiando el enfoque y la percepción de estos proyectos[/pullquote]

 A los pequeños Municipios les cuesta siempre un poco más el incorporar las nuevas tecnologías a sus modelos de gestión. Los proyectos suelen ser más cortoplacistas, con lo que actuaciones enfocadas a la sostenibilidad del sistema a largo plazo suelen ser más difíciles de implementar. Sin embargo, ya se están ejecutando actuaciones en muchas localidades con muy buenos resultados. Es importante trasladar estas experiencias y compartir resultados con otras pequeñas ciudades para ir cambiando el enfoque y la percepción de estos proyectos. Dentro de mi campo de acción, algunos ejemplos de actuaciones concretas que se han llevado a cabo por Acciona Agua en colaboración con la Administración correspondiente y cuyos frutos ya se empiezan a ver son la sectorización de la red de agua potable en Zafra (Badajoz), el control y regulación de presiones en la red de agua potable de Sierra de Fuentes (Cáceres), la autogeneración de energía mediante técnicas de cogeneración en las plantas de Igualada, Abrero y Copero, el sistema de seguimiento y optimización de la red de agua potable en Úbeda (Jaen). En general se trata de proyectos aislados, no se puede decir que estemos hablando de ciudades inteligentes, pero sí que son actuaciones que van en la buena dirección de incorporar las nuevas tecnologías para la optimización de procesos.

 ¿Se aprecia un mayor interés en la correcta gestión del agua por parte de la administración pública, en pro de conseguir urbes más inteligentes?

[pullquote]la implantación de modelos de gestión de los servicios públicos asimilables a lo que se define como ciudad inteligente va a aumentar considerablemente a medida que se difundan sus beneficios[/pullquote]

 Bajo mi punto de vista ese interés está en niveles elevados ya desde hace unos años, aunque, obviamente, varía entre administraciones. Como ya he comentado, lo importante es dar a conocer a la administración y a la sociedad en general los beneficios de todo tipo que conlleva la mejora en la gestión del ciclo integral del agua. Además, muchas tecnologías están abaratándose considerablemente al crecer la competencia entre diferentes fabricantes, lo que va a facilitar la incorporación de pequeños Municipios para los que, hasta ahora, los proyectos de este tipo suponían inversiones difíciles de afrontar. Creo que, con este panorama, la implantación de modelos de gestión de los servicios públicos asimilables a lo que se define como ciudad inteligente va a aumentar considerablemente a medida que se difundan sus beneficios y tomen conciencia de su importancia los gestores y, lo que es más importante, los ciudadanos.

Comments


*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>