Pasado, presente y futuro del turismo rural

seccion_ana_alonso

No está de más comenzar el año y mi colaboración con Territorio.es haciendo revisión y balance de cómo ha evolucionado el turismo rural hasta nuestros días y de cuáles son los retos que se divisan en el horizonte.
El medio rural en España abarca actualmente el 90% del territorio (municipios de menos de 5.000 habitantes) y en él reside un 20% de la población.

El turismo rural constituye uno de los principales motores económicos de estos pequeños municipios, pero su historia es relativamente reciente.

Aunque algunos estudios se remontan al auge del turismo de balnearios en el S.XIX como un posible origen, en realidad éste se correspondería con una iniciativa de los años 60. En esa década es cuando surge el proyecto de las Casas de Labranza, alojamientos rurales reformados de propiedad estatal que respondían al ideal de turista burgués del franquismo.

Por aquel entonces la oferta del momento se ceñía a explotaciones agrarias o ganaderas que contemplaban la aceptación de huéspedes como una fuente adicional de ingresos. Pero en cualquier caso, hay un hito que marca un antes y un después en el sector y que este 2016 celebra su 30 aniversario. Se trata de uno de los primeros negocios, cuyo concepto se acerca a lo que actualmente se entiende por turismo rural: La Rectoral de Taramundi (Asturias). Desde aquella época, las subvenciones a través de fondos europeos (LEADER y PRODER) han generado un tejido empresarial que en realidad no constituyen auténticos empresarios.

Y es que, en muchos casos, el mal uso de las subvenciones públicas fueron los fangos que propiciaron muchos de los presentes lodos. Por eso, pasado el boom del turismo rural de los 90, el sector se enfrenta a males endémicos, que se gestaron hace mucho tiempo pero que no ha sido hasta la llegada de la crisis económica cuando se han puesto de manifiesto.

¡Pero que no cunda el pánico! No todo es negativo ni el futuro es tan negro. De hecho, las cifras de ocupación en fechas clave en 2014 empezaron a apuntar hacia una recuperación que es posible se consolide, ya que en 2015 se han mantenido. Ello no significa que los problemas desaparezcan, pero sí que el contexto económico parece que acompaña más. En cualquier caso, ya nada volverá a ser lo mismo, puesto que hemos pasado de un mercado de demanda a uno de oferta ante el que no todos los empresarios han sabido reaccionar adecuadamente. Hay que tener en cuenta que, según datos de la última oleada del Observatorio del Turismo Rural, un 68,8% de los propietarios de alojamientos rurales de nuestro país se dedican parcialmente a su negocio, un 29,4% no mide el ROI, un 53,4% no tiene un CRM y un 16% de los 14.000 anunciantes de Escapadarural.com no tiene página web…entre un largo etcétera de aspectos totalmente superados en otros ámbitos turísticos.

En definitiva, que entre las asignaturas pendientes más importantes está el apostar por la profesionalización y en eso son muchas voces las que coinciden.

Asimismo, se está produciendo (y es muy necesario) el abandono del rol paternalista por parte de la Administración. Sin duda este país se merece una apuesta seria por el turismo rural, pues aunque parezca el hermano pequeño del urbano o vacacional, plantea muchas ventajas frente a ambos. Y es que nuestras ciudades más turísticas presentan cada vez más escenarios de complicada convivencia entre visitantes y locales y, por otro lado, la marca España ya se ha quemado bajo el paraguas del sol y playa. Además, como decíamos al principio, la mayoría de nuestro territorio es rural y en lo rural aún hay mucho camino por recorrer, lo que supone una interesante mezcla entre complejidad y oportunidades. Eso sí, es incuestionable que para que esa apuesta valga la pena hay que asumir responsabilidades desde todos los ángulos (Administración, intermediarios comerciales, micro-empresarios, asociaciones…) y trabajar de manera más cohesionada. Sobre el papel parece fácil, pero no es sencillo entender el mercado, marcar prioridades, organizarse y remar todos a una. En definitiva, la lista de deberes para aprobar los siguientes exámenes del sector es larga, pero tengo claro que un futuro sin retos, además de ser aburrido, nunca podría hacernos mejores.

Comments


*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>