Política y liderazgo en femenino

liderazgo interior ok

La capital italiana estará dirigida por primera vez por una mujer.  Virginia Raggi, la candidata de la plataforma antisistema de Beppe Grillo, el Movimiento 5 Estrellas, ha ganado por un amplio margen las elecciones municipales, con más del 65 por ciento de los votos.

Otra mujer, en otra gran ciudad italiana, también del Movimiento 5 Estrellas: Chiara Appendino se ha impuesto en Turín frente al candidato del Partido Democrático, Piero Fassino. Trasladándonos a Estados Unidos, Barack Obama marcó un hito en la democracia estadounidense al convertirse en el primer candidato afroamericano a la presidencia por el Partido Demócrata  y asumir la primera magistratura de la primera potencia occidental, en junio de 2008. Ocho años después, la también demócrata Hillary Clinton pasa a la historia como la primera mujer que llega a la antesala de la Casa Blanca  con grandes posibilidades, según apuntan las primeras encuestas, de ocupar el puesto de Obama.

 Lejos de ser una realidad asentada, desde la Asamblea General de las Naciones Unidas y más concretamente desde  ONU Mujeres, la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, ponen datos a esta realidad. ¿Existe una mayor presencia femenina en los escenarios políticos?:

Sólo un 22 por ciento de las y los parlamentarios nacionales eran mujeres en agosto de 2015, lo que significa que la proporción de mujeres parlamentarias ha aumentado muy lentamente desde 1995, cuando se situaba en un 11,3 por ciento.

  • En agosto de 2015, 11 mujeres eran Jefas de Estado y habían 10 Jefas de Gobierno.
  • Rwanda es el país del mundo con mayor número de parlamentarias (un 63,8 por ciento de los escaños de la cámara baja).
  • A escala mundial, en agosto de 2015 habían 37 Estados donde las mujeres representaban menos de 10 por ciento del total de las y los parlamentarios en cámaras individuales o cámaras bajas, incluyendo 6 cámaras con ninguna mujer en absoluto .

Diferencias entre regiones

Sigue existiendo diferencias importantes en los porcentajes promedio de parlamentarias según las regiones, entre unas cámaras y otras y entre las cámaras altas y bajas. En agosto de 2015 se registraba los porcentajes siguientes: Países nórdicos, 41,1 por ciento; Américas, 25,5 por ciento; Europa, excluidos los países nórdicos, 24,4 por ciento; África subsahariana, 23 por ciento; Asia, 18,4 por ciento; Oriente Medio y África del Norte, 17,1 por ciento; y la región del Pacífico, 15,7 por ciento.

Otras esferas de gobierno

  • En enero de 2015, sólo un 17 por ciento de los cargos ministeriales estaban ocupados por mujeres; la mayoría de ellas se ocupaba de los sectores sociales, como la educación y la salud .
  • La representación de las mujeres en los gobiernos locales ha influido favorablemente. Una investigación sobre los panchayats (consejos locales) de la India puso de relieve que el número de proyectos de abastecimiento de agua potable en zonas en los que dichos consejos están liderados por mujeres era un 62 por ciento mayor que en el caso de aquellas cuyos consejos están liderados por hombres. En Noruega se encontró una relación de causalidad directa entre la presencia de mujeres en los consejos municipales y la cobertura del cuidado infantil .

Aumento de la participación

  • En general, se considera que la “masa crítica” con respecto a la representación de las mujeres se sitúa en el 30 por ciento. En enero de 2015, 41 países, de los cuales 11 se encuentran en el continente africano y 9 en América latina, habían alcanzado dicho porcentaje de referencia. De esos 41 países, 34 habían aplicado algún tipo de cuota, lo que incentivó el aumento de la participación política de las mujeres. En concreto, 17 usaron cuotas para las y los candidatos legislativos; 6 hicieron uso de reservas; y en otros 11, los partidos adoptaron cuotas voluntarias.

    En países con sistemas electorales de representación proporcional, las mujeres representaban 25,2 por ciento del total de las personas electas. Como puede observarse, este porcentaje es superior al 19,6 por ciento obtenido mediante el sistema electoral de pluralidad y mayoría, así como al 22,7 por ciento registrado en el caso de un sistema mixto.

  • A diferencia de lo que suele suponerse, la presencia de un mayor número de mujeres en la política no está correlacionada con niveles más bajos de corrupción. Lo que se observa, más bien, es la existencia de una correlación entre los sistemas políticos democráticos y transparentes y unos niveles de corrupción reducidos; y ambos elementos crean a su vez un entorno propicio para un incremento de la participación de las mujeres.

Comments


*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>